25 de junho de 2011

El Joven Observador

Ao efetuar cualquier descarga,
Ajude este Apostolado contribuindo com cualquier valor,
NUESTRA SEÑORA te bendiga!

El Joven Observador
Mons. Tihamér Tóth
Libro de 1963


 La Araña Insensata.

Espléndida mañana de septiembre.
Todo el prado, brillante por el rocío.
Cruzado el aire por hilos de telaraña.
Uno de aquellos hilos se enreda por ventura en la copa  de un árbol, y una araña casi imperceptible, cual aeronauta que saltase de una blanca  barquichuela, pasa al tupido ramaje. Suelta un nuevo hilo, que ata en la copa, y baja por él  hasta el pie del tronco. Allí encuentra un valladar de espinos y se pone a trabajar: empieza a  tejer su red. Ata el cabo superior al hilo por el que ha bajado, y va fijando los otros en el  arbusto.
 Y resultó una telaraña magnífica, en la, que podía cazar moscas admirablemente.
 Pasaron los días, y le pareció demasiado pequeña; entonces comenzó a ensancharla en todas  direcciones. Gracias al hilo que bajaba de lo alto, la obra se ejecutó rápidamente. Cuando en las  madrugadas otoñales las brillantes perlas del rocío matutino llenaban la espaciosa red, ésta  semejaba un tul recamado de perlas.
 La araña se llegó a sentir orgullosa de su obra. Iba engordando más y más. Había relegado al  olvido lo haraposa y hambrienta que llegó a la copa del árbol a principios de otoño...
 Una mañana se despertó de muy mal talante. El cielo estaba nublado; no se veía ni una sola  mosca por todos los contornos; ¿qué nacer en día tan fastidioso? «Al menos, daré una vuelta  por la red —Pensó por fin—. Veré si hay algo que remendar.»
 Examinó todos los hilos, a ver si estaban seguros. No halló el más leve defecto; pero el mal  humor crecía por momentos.
 Al ir y venir, refunfuñando, de una a otra parte, divisó en, el cabo superior de la red un largo  hilo, cuyo destino no pudo recordar. Los demás hilos los conocía muy bien: éste viene acá, al final de esa rama rota; aquél va allá, a aquella espina. La araña conocía todas las ramas, todos  los hilos; pero y éste, ¿qué hace aquí?, y ¿a qué va hacia arriba, a perderse por los aires? ¿Qué  es esto?
 La araña se irguió sobre las patas traseras, y abriendo los ojos desmesuradamente empezó a  mirar a lo alto.
 Cuanto más se esforzaba por adivinar el enigma, tanto más se irritaba. En medio de los  continuos banquetes que allí se daba, se había olvidado de aquel hilo, por el que una mañana  de septiembre había bajado. Tampoco recordaba cuánto le sirvió para tejer la red y  ensancharla. Todo lo había olvidado. No veía más que un hilo inútil que pendía del aire. 
 —¡Abajo!— gritó enfurecida, y de un solo mordisco lo cortó.
 La telaraña se desplomó instantáneamente..., y al recobrar el sentido, se vio la araña en el  suelo, sin poderse mover; la red, tan fina y bella poco antes, tejida con perlas y con plata, no  era más que un jirón de trapo, húmedo y asqueroso, que la aprisionaba. 
 Un solo instante bastó para derribar toda la magnificencia de su obra, porque no comprendió  la utilidad de un hilo que guiaba a las alturas (Jöergensen: La parábola).

 "Querido joven: también el alma humana está pendiente de un hilo que la une con Dios. Por la  fe nos unimos a Dios. 
 Infeliz quien corta este hilo. Se trueca en, un pobre peregrino, errante,  que camina a oscuras.
 Quien lo cuida con esmero y a él se agarra, halla el apoyo que necesita  para vivir una vida llena de sentido en esta tierra, esperando la felicidad eterna.
 Haz, oh Señor  y Padre celestial, que ninguno de mis lectores tenga la desventura de romper este hilo con que  a Ti tiene unida su alma."

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Qualquer quantia tem grande valor

http://alexandriacatolica.blogspot.com.br/2015/12/qualquer-quantia-tem-grande-valor.html

O SANTO DE AUSCHWITZ

Assim dizia São Maximiliano Kolbe:

"De muito boa vontade oferecemos leituras gratuitas a todos aqueles que não possam oferecer nada para esta obra, mesmo privando-se um pouco."

O que é ser um Benfeitor do Blog?

O que é ser um Benfeitor do Blog?
Clique na Imagem

Agradeço aos amigos virtuais pelo selo

Agradeço aos amigos virtuais pelo selo